martes, 2 de septiembre de 2008

El gran precio de olvidar


Benditos sean los olvidadizos, pues superan incluso sus propios errores.

No hay comentarios.: