miércoles, 24 de junio de 2009

La Belle Dame Sans Merci

La Belle Dame sans Merci (La bella dama sin piedad) es una balada del poeta inglés John Keats(1795-1821) escrita en 1819, que a su vez se inspira en un poema escrito por Alain Chartier en el siglo XV. En un principio el poema fue descartado por Keats, quien lo consideró inconsistente. Su conservación se debe al celo de su hermano George, que lo alentó a reescribirlo. Hoy se considera a este poema como uno de los clásicos de John Keats.

La Belle Dame Sans Merci ha tenido mucha influencia en los artistas Pre-Rafaelistas. El simbolismo y la tristeza en el poema, junto con su dama fatal han hecho difícil que no se puedan resistir. Ha inspirado numerosos cuadros. Las versiones más populares son probablemente las de John William Waterhouse, Arthur Hughes, y también las versiones posteriores de Frank Cadogan Cowper y Sir Francis Bernard Dicksee. Walter Crane y Henry Maynell Rheam también hicieron obras inspiradas en el poema.

Sir Frank Bernard Dicksee (1853 – 1928), otro de los artistas que trató temas épicos y clásicos con un estilo pre-rafaelista, aunque él mismo no llegase a pertenecer a la Hermandad Pre-Rafaelista. Su versión de la Belle Dame sans merci fué hecha en 1903.


Mi queridisimo John William Waterhouse se inspiró en el poema de Keats y dio a conocer esta pintura en 1893.


Versión de Walter Crane


Versión de Henry Maynell Rheam


Versión de Arthur Hughes(1832 -1915), pintor inglés e ilustrador asociado también a la hermandad Prerrafaelista.


El poema y los cuadros describen el encuentro entre un caballero y una dama misteriosa, un hada.
El caballero tuvo la desgracia de encontrarse con una hermosa mujer de ojos salvajes, quien ésta, logra convencerlo de que necesita desesperadamente su ayuda, cuando en realidad, lo que intentaba era atraparlo bajo el hechizo de su belleza. El caballero se encuentra durmiendo en su guarida. Advierten que "La Belle Dame sans Merci hath thee in thrall!". Cuando se despierta, está vagando en el campo.
“Vi sus labios descarnados en la penumbra abrirse para una advertencia horrible/
Ellos gritaron “La Belle Dame Sans Merci, te ha esclavizado”
El terror lírico, la aguda intensidad de “La Belle Dame Sans Merci te ha esclavizado”, son insuperables. Viene después el despertar. El final del poema nos lleva nuevamente al comienzo. Nos queda la realidad subjetiva, para la cual, los hechos objetivos, narrados no eran más que las páginas de un libro ilustrado transformadas en sueño. Es una Venus diabólica, una Artemis cazadora y sanguinaria, reflejando con esto el desencanto de los románticos hacia la sociedad. La Belle Dame Sans Merci contempla al poeta con ojos de medusa; su boca, que chupa su sangre, es la boca de la muerte.
¿La moraleja de la historia? ¡No hablar con extraños! ¡Especialmente cuando son encantadoras doncellas en apuros!

La versión de Frank Cagadon Cowper, hecha en 1926 de La Belle Dame es sorprendentemente moderna en comparación con las otras pinturas. Presenta unos hermosos diseños textiles en cuanto a su vestido.

Frank Cadogan Cowper (1877– 1958) fue admirado muchas veces como el último Prerrafaelista.

Keats se inspiró para componer su balada en Lamia:
Triste era también la historia de Lamia, la belle dame sans merci, condenada a vivir sola, vagabundeando entre vegetales y animales, como castigo por su codiciada belleza. Por eso atraía a los caballeros, a los hombres, sedienta de compañía, de caricias, de besos??? de amor. Lo que ellos no sabían era que Lamia no sólo los saborearía, sino que también los absorbería, bebería su esencia, consumiría sus fuerzas, y devoraría sus corazones. (La ramita de Colibrí)

Lamia era una reina de Libia a la que Zeus amó, hija de Poseidón y Libia. De la unión entre Zeus y Lamia sólo sobrevivió Escila, ya que Hera, poseída por los celos mató a todos los descendientes. Fue la gran pena que sufrió Lamia, lo que la terminó transformando completamente, convirtiéndola en monstruo. Por este motivo, fue condenada a no poder cerrar sus ojos de tal forma que siempre estuviera obsesionada con la imagen de sus hijos muertos. Zeus, le otorgó el don de poder extraerse los ojos para así descansar, y volver a ponérselos luego. Lamia sentía envidia de las otras madres y devoraba a sus hijos. Tenía el cuerpo de una serpiente y los pechos y la cabeza de una mujer.


La Belle Dame Sans Merci - John Keats

I.
Oh what can ail thee, knight-at-arms,
Alone and palely loitering?
The sedge has wither’d from the lake,
And no birds sing.

II.
Oh what can ail thee, knight-at-arms!
So haggard and so woe-begone?
The squirrel’s granary is full,
And the harvest’s done.

III.
I see a lily on thy brow
With anguish moist and fever dew,
And on thy cheeks a fading rose
Fast withereth too.

IV.
I met a lady in the meads,
Full beautiful—a faery’s child,
Her hair was long, her foot was light,
And her eyes were wild.

V.
I made a garland for her head,
And bracelets too, and fragrant zone;
She look’d at me as she did love,
And made sweet moan.

VI.
I set her on my pacing steed,
And nothing else saw all day long,
For sidelong would she bend, and sing
A faery’s song.

VII.
She found me roots of relish sweet,
And honey wild, and manna dew,
And sure in language strange she said
“I love thee true.”

VIII.
She took me to her elfin grot,
And there she wept, and sigh’d fill sore,
And there I shut her wild wild eyes
With kisses four.

IX.
And there she lulled me asleep,
And there I dream’d—Ah! woe betide!
The latest dream I ever dream’d
On the cold hill’s side.

X.
I saw pale kings and princes too,
Pale warriors, death-pale were they all;
They cried—“La Belle Dame sans Merci
Hath thee in thrall!”

XI.
I saw their starved lips in the gloam,
With horrid warning gaped wide,
And I awoke and found me here,
On the cold hill’s side.

XII.
And this is why I sojourn here,
Alone and palely loitering,
Though the sedge is wither’d from the lake,
And no birds sing.


Traducción

I
Oh, ¿qué puede afligirte, caballero armado,
tan solo y pálido vagando?
El junco está marchito en el lago
y de aves no hay un solo canto.

II
Oh, ¿qué puede afligirte, caballero armado,
tan macilento y tan apenado?
Lleno está el granero de la ardilla
y la cosecha ya ha sido recogida.

III
En tu frente veo un lirio
humedecido de angustia y febril rocío;
y en tu mejilla una rosa desteñida
velozmente también se marchita.

IV
«Encontré a una dama en el prado,
muy hermosa, una doncella de las hadas;
su cabello era largo, sus pies eran ligeros,
y salvajes sus ojos miraban.

V
Hice una guirnalda para su cabeza,
y también brazaletes, y un fragante cinturón;
me miró ella al tiempo en que me amaba,
y un dulce gemido lanzó.

VI
La senté sobre mi corcel al paso,
y en todo el día ya no vi más nada,
pues hacia un lado ella se inclinaba
entonando una canción de hadas.

VII
Me encontró raíces de dulce sabor,
y miel silvestre y rocío de maná;
y en una lengua extraña seguro dijo:
“¡Te amaré con fidelidad!”.

VIII
A su gruta élfica me llevó,
y allí lloró y suspiró con aflicción,
y allí cerré sus ojos frenéticos
con cuatro besos.

IX
Y allí me arrulló hasta que me dormí,
y allí soñé, ¡ah, presagio de tormento!,
el último sueño que jamás soñé,
en la ladera del frío cerro.

X
Vi pálidos reyes, y príncipes también,
pálidos guerreros, todos con una palidez de muerte;
y gritaron: “¡La Bella Dama sin Piedad
esclavizado te tiene!”.

XI
Vi sus hambrientos labios en la oscuridad
en horrible advertencia abiertos,
y desperté, y aquí me encontré,
en la ladera del frío cerro.

XII
Y es por eso que permanezco aquí,
tan solo y pálido vagando,
aunque el junco esté marchito en el lago
y de aves no haya un solo canto.»

10 comentarios:

alechurch dijo...

muy buenas las pinturas!!!

lo lei todo. es casi como lo del fotolog. aunq en cierta manera un par de cosas no me quedan claras.

Duncan de Gross dijo...

Hola Fallen Lids, un post muuuy interesante, yo actualmente estudio para dar clases en Instituto (Secundaria) y es curioso como en los temarios se pasa por alto todo estos artistas, en su lugar se estudian los impresionistas y los post-impresionistas antes de entrar en el S.XX. Por ello, post como el tuyo son necesarios para aprender y reconocer grandes pintores olvidados oficialmente, besotes y miiaauuss!!

clariana dijo...

¡Hola Fallen Lids!
Gracias por tu visita a mi blog.
Me ha encantado este post, tanto por la bella historia que relata, como por los cuadros de los prerrafaelitas y la poesía del autor romántico Yeats. Está muy bien desarrollado. Saludos afectuosos.

calamanda dijo...

¡Hola! Ha sido un placer para
mi tu visita.Si no se te ocurre
escribir quizá hubiera pasado tiempo y no hubiera visto tu blog.
El día que te pusiste de seguidora...te pinché varias veces
y no salía nada...solamente podía
ver algunos de los blogs que seguías...pensé que no tenías...
Ahora he entrado directamente a
través de tu comentario.

Tu blog está precioso...también
elegante...como requiere ...
Volveré de noche con tranquilidad.

Me gusta mucho Baudelaire...
también Poe.

Te envío un cordial abrazo.

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Gracias por tu invitación. Fue muy agradable pasear por tu blog y descubrir un gusto por el arte que va en una línea que es interesante.
Yo también, con tu permiso, te agragué a mis favoritos y seré tu seguidora. Un abrazo

mangeles dijo...

Tienes un blog muy chulo Fallen Lids. Me ha encantado venir a verlo..por cierto, si te gusta Japón, pasate por el blog de mi amigo BIRUBAO...también es un enamorado de Japón y tiene enlaces con blogs japoneses....

También mi amiga PIZARR es una amante de Japón. Creo que en el Pais Vasco (Euskadi), hay mucha afición por lo japones.

Bueno...un beso guapa.

(puedes entrar a sus blogs desde el mío)

Napoleon dijo...

muy buenas las pinturas y toda la historia alrededor de ellas y la poesia del romantico yeats.!

saludos

*Es un blog excelente!

Ameku dijo...

q gran historia detras de esos bellisimos caudros.

Mademoiselle de Maupin dijo...

Fallen Lids:

Las obras de arte
colocadas en su blog
son maravillosas.

Estoy fascinada
con un blog tan excelente.

Me he vuelto seguidora.

natalia méndez dijo...

que tal Fallen...
un placer tu blog. tiene una estética
bella, bien pensada.Espero seguir leyéndote.
saludos,
Natalia Méndez
Chile.