jueves, 2 de mayo de 2019

Ménière

A veces siento que me hundo en lo profundo, que caigo al abismo como si una fuerza que no controlo me enviara hacia abajo. Pero por regla general, siento que todo a mi alrededor da vueltas. Y es un movimiento monótono, constante, como las agujas de un reloj, que persigue y persigue en el tiempo. Inicia, termina y vuelve a su estado inicial. A veces solo dura unos minutos, otras segundos, pero son más que suficientes. Nunca avisa cuando llega. 
Sólo queda esperar la quietud.  

No hay comentarios.: