jueves, 2 de mayo de 2019

Ménière

A veces siento que me hundo en lo profundo, que caigo al abismo como si una fuerza que no controlo me enviara hacia abajo. Pero por regla general, siento que todo a mi alrededor da vueltas. Y es un movimiento monótono, constante, como las agujas de un reloj, que persigue y persigue en el tiempo. Inicia, termina y vuelve a su estado inicial. A veces solo dura unos minutos, otras segundos, pero son más que suficientes. Nunca avisa cuando llega. 
Sólo queda esperar la quietud.  

2 comentarios:

Natalia Petronacci dijo...

WOW! Flo te felicito por el texto, aunque la sensación que experimentás debe ser horrorosa, que ese horror se convierta en literatura es una bella forma de transformarlo, de transmutarlo. Pasaba por acá esta ex "Casiopea", ex "maldita poeta", pero un rizoma andante, para tratar de recuperar mis "antiguos seguidores", ya que cambié el blog y se borraron todos mis contactos. Espero que esto de seguir y leer blogs no sea todavía anacrónico, ante la eminencia del Instagram y otras yerbas... "Instagram kills the blogger star".. Mi nuevo blog es: http://espiritu-poetico.blogspot.com...Pasen y lean...
Te quiero mucho Flo!
Nati.
P.D. Debería hacerme un Instagram...(?)

Natalia Petronacci dijo...

https://espiritu-poetico.blogspot.com/
Acá va el enlace posta